+34 691 907 261 info@catolicos.red

Víctor M. Fernández: «Ciertas cosas que dicen Trump, Bolsonaro y algunos líderes europeos hace unos años no las podíamos soportar y hoy están ahí»

  • Fernández: «Veo hoy una derecha grosera, que estaba contenida y ya no lo está. Las ideologías han perdido todo pudor»
  • «Lo importante es difundir los textos. Dejar que hable el mismo Francisco. Párrafos atractivos y contundentes, con un lenguaje que hoy se utiliza para comunicar», según el arzobispo de La Plata
  • El obispo auxiliar de Bilbao apuesta por un periodismo de historias de vida, de testimonios de gente que vive y encarna el Evangelio y la fraternidad
  • Victor Fernández: “Quiero destacar el lenguaje del Papa en esta encíclica. Con valentía, con pasón, con sencillez. El estilo es parte del contenido. La gente que la leyó quedó impactada»
  • «Los cristianos tienen que estar claramente en el lado de los derechos de la defensa de los emigrantes, como dice el Papa», dice Segura

 

Dos obispos que saben mucho de economía, de sociedad, de religión y de Francisco. Es decir, de la vida, frente a frente, para hablar de la ‘gozada’ que representa la encíclica papal, dentro de la ‘Semana Fratelli Tutti’ organizada por RD. Y los dos coinciden en el diagnóstico y hasta en las posibles vías de solución. El arzobispo de la Plata, Víctor Manuel Fernández, recalca el lenguaje sencillo de la encíclica y su valentía. Por ejemplo, al denunciar la falta de pudor de los populismos neoliberales: “Ciertas cosas que dicen Trump, Bolsonaro y algunos líderes europeos hace unos años no las podíamos soportar y hoy están ahí”. Por su parte, el auxiliar de Bilbao, Joseba Segura, coincide en la sencillez del texto y no le asusta que esté levantando cierta polémica: “Cristo fue polémico. La polémica va unida al liderazgo espiritual verdadero”

Víctor Manuel Fernández, alias ‘Tucho’, arzobispo de La Plata (Argentina) puede presumir (y no presume) de ser amigo del Papa y uno de sus teólogos de cabecera. Estuvo a su lado desde hace muchos años, desde la Conferencia de Aparecida, compartieron muchas luchas y hasta alguna derrota y, también, alguna victoria. Se puede decir que conoce sus entretelas humanas, intelectuales y espirituales.

Joseba Segura, el obispo auxiliar de Bilbao (quizás por poco tiempo, porque hoy mismo el obispo titular, monseñor Iceta, ha sido nombrado arzobispo de Burgos), es experto en economía, en temas sociales, amén de haber sido misionero de ida y vuelta, con una amplia estancia en Ecuador, con altas responsabilidades en Cáritas y en alguna diócesis de aquel país.

Con estos dos primeros espadas el debate estaba servido y discurrió, durante todo el webinar, en un in crescendo continuado, bien encauzado por el moderador, nuestro redactor-jefe Jesús Bastante.

Arrancó el debate con un video sobre el ángelus y las palabras del Papa, presentando la encíclica y el pasaje de los viñadores homicidas, que también aplicó a a la Iglesia. “La autoridad es un servicio. Es feo ver en la Iglesia a personas que tienen autoridad y buscan sus propios intereses”.

Dos de las heridas de Francisco: el clericalismo y la búsqueda del poder, recientemente escenificadas y plasmadas en el caso Becciu.

Tras el video, el moderador pidió una primera valoración general de la encíclica.

Victor Fernández: “Quiero destacar el lenguaje del Papa en esta encíclica. Con valentía, con pasón, con sencillez. El estilo es parte del contenido. La gente que la leyó quedó impactada. Un texto que los ha zamarreado. Francisco es un maestro en el diálogo con el mundo. Conversa con el mundo. Lo que dice no resulta ajeno a la gente”

A su juicio, le habla al mundo que está sacudido por la pandemia. Y el arzobispo de La Plata añade: “Que nadie me diga que lo que dice el Papa no es cristiano. El mandamiento nuevo es el corazón del Evangelio y de su encíclica. Viene a decir encontremos juntos el camino, porque si no esto se nos va para cualquier lado”

Joseba Segura coincide en que “el lenguaje es concreto, directo, en tono profético y de urgencia. En esta crisis actual, hay una sintonía entre su claridad, su fuerza profética y las necesidades del mundo”

Además, no se queda en las nubes, “aterriza en la realidad, con medidas muy concretas. No lo dice con esa concreción nadie. Creo que es novedoso en el estilo del lenguaje y el aterrizaje”

Joseba Segura

 

Joseba Segura

Los dos obispos coinciden asimos en la contundencia de las afirmaciones del Papa en la encíclica. “Una contundencia así yo no la había visto nunca”, dice Tucho Fernández. Y Joseba añade: “Hay un sector de líderes políticos, sociales y económicos a los que el discurso de Francisco no les cae nada bien. Francisco no sólo quiere denunciar, sino que está llamando a que se experimenten medidas económicas. No se trata sólo de decir lo que está mal. El desafío es alumbrar aunque sean sólo cosas pequeñas. Francisco está legitimado, para ayudar a alumbrar experiencia económicas diferentes”

Es verdad, añade Víctor Fernández, que el Papa “no se quiere meter en cuestiones, pero, a veces, no puede con su genio y lo hace. Dice que no hay una receta económica que se deba aplicar en todas partes…Pero, después, en el tema de los emigrantes es tal la cantidad de propuestas prácticas…quiere resolver las cosas…”

De hecho, según Joseba, “el País no es un periódico procatólico, pero reconoce que el mensaje es necesario y positivo para el mundo. Sería muy triste que el líder fundamental fuera Trump, porque maneja los medios, pero la verdad es que, desde el mensaje y el estilo, no es positivo ni constructivo. Son necesarios mensajes como los del Papa. Y no hay muchos líderes como él que puedan entrar en estos asuntos”

Y es que, en el fondo, como dice monseñor Fernández, “Francisco hace lo que hizo toda su vida: conversar con gente de lo más variado. Cuando recoge la experiencia de miedo en las personas… son digresiones del padre, que comprende. Como en los temas de la emigración o del perdón…Este miedo el Papa lo sabe captar, que se percibe en el mundo de hoy, que causa los fanatismos políticos que estamos viendo. Descubre lo que nos está carcomiendo por debajo…Es la realidad misma que gime y se rebela…La realidad misma gime porque esto no da para más”.

Y por eso, Tucho asegura: “No es un documento para los políticos sólo. Es para la gente. Cosas para preguntarnos cómo nos tocan y cómo las vivimos”

Webinar

 

El moderador plantea a los contertulios: ¿Qué podemos hacer?

Joseba contesta: “Necesidad de promover experiencias alternativas en el mundo de la economía. Hay todo un mundo de medidas para apoyar a los débiles. El debate aquí sobre el ingreso mínimo vital. Enorme impacto que ha tenido en las residencias y en los mayores el Covid…cosas que se pueden hacer con personas con capacidades especiales…Medidas para defender los derechos de los débiles. En la inmigración, el Papa insiste mucho en el peligro del racismo. Tenemos sentimientos xenófobos o somos proclives a apoyar argumentos que relativicen el trabajo con los emigrantes. Los cristianos tienen que estar claramente en el lado de los derechos de la defensa de los emigrantes, como dice el Papa. En Bilbao, nos estamos planteando que hacer con los chavales marroquíes que cumplen 18 años y se quedan en la calle…Derecho al trabajo. Hay un montón de medidas que se puede aportar. Mañana es el día del trabajo decente. Una reivindicación del trabajo no sólo como fuente para poder vivir, sino como contribución social reconocida. Apoyar eso está en el espíritu del Evangelio y de la encíclica”

Para monseñor Fernández, las tareas se pueden estructuras en tres líneas. La primera, “un cambio estructural (política internacional, gobiernos y sistema económico… ) A los políticos les hace recomendaciones cálidas: ‘No vivas para el marketing’…Exhortaciones a los políticos que tiene este tono de padre: qué estás haciendo con tu vida».

La segunda línea es más existencial: “La encíclica es para cada uno de nosotros. Cada uno puede vivirla”. Y la tercera línea, “una cuestión que en Europa no se tiene muy en cuenta: la cuestión cultural, en la que él profundizó mucho desde joven. Por eso, habla de un pacto cultural. No armar cosas sólo desde los despachos de los políticos, sin recoger el estilo propio de las bases y la cultura d ellos distintos sectores sociales. La cuestión de la cultura no es menor. Veo hoy una derecha grosera, que estaba contenida y ya no lo está. Dicen, por ejemplo, que los pobres lo son porque no quieren trabajar. Veo pasar a gente pobre, trabajando todo el día para poder dar un poco de pan sus hijos. No se puede decir que son vagos y ociosos. Pero lo dicen. Francisco dice que las ideologías han perdido todo pudor. Hoy se pueden expresar con toda crudeza. Ciertas cosas que dicen Trump, Bolsonaro y algunos líderes europeos hace unos años no las podíamos soportar y hoy están ahí…”

¿Es posible pronunciarse y no ser polémicos? Según Joseba, “en un momento tan complejo como éste, no es fácil decir una palabra y no seer polémico. Cristo fue polémico, y Oscar Romero, y Juan Pablo II y la madre Teresa…El mismo San Francisco fue polémico. La polémica va unida al liderazgo espiritual verdadero”. E invita a aplicar la encíclica sin entrar en polémicas.

Tucho Fernández

 

Tucho Fernández

Para Tucho, “la encíclica es una verdadera hoja de ruta para los políticos, que no pensaban encontrarla en un Papa. Y debería serlo también para nosotros, para poder recomponer este mundo.

Sara, la redactora-jefa de la revista Ecclesia pregunta: ¿Qué podemos hacer los periodistas y los medios católicos, para hacer que el mensaje del Papa pueda llegar a más gente? A veces, no llega.

Joseba: “En Latinoamérica, hay una amplia base social de gente, para los que la experiencia de Dios es importante. En ese contexto, el mensaje del papa encuentra bastante acogida y arraigo en el pueblo y en la gente que lucha y trabaja. La gente siente la cercanía del Papa. En Europa, el contexto es distinto. Los mensajes religiosos no son tan bien recibidos. Hay mucho que hacer, si apostamos por transmitir la experiencia de las personas concretas”.

Joseba Segura

 

Joseba Segura

Es decir, el obispo auxiliar de Bilbao apuesta por un periodismo de historias de vida, de testimonios de gente que vive y encarna el Evangelio y la fraternidad.

Para Tucho Fernández, “el tema del amor, que es el de la encíclica, no pasa de moda ni pasará jamás”. A su juicio, “lo importante es difundir los textos. Dejar que hable el mismo Francisco. Párrafos atractivos y contundentes, con un lenguaje que hoy se utiliza para comunicar. Difusión de los textos en sí, de los párrafos más logrados de la encíclica, un cauce para nuestro trabajo de difusión”.

En su broche final, el prelado vasco, citó el párrafo de la encíclica en el que se narra el encuentro de San Francisco con el Sultán. Y el arzobispo argentino recordó este mensaje, dirigido para los que acusan de horizontalismo al texto papal, en el que invita a que “la música del Evangelio no deje de vibrar en nuestras entrañas…porque el manantial de dignidad humana y de fraternidad está en el Evangelio de Jesucristo”. 

Via Religión Digital